Asociación Círculo de Arte de Toledo

640 650 034
925 256 653
circuloartetoledo@gmail.com

ARDE BOGOTÁ

ARDE BOGOTÁ

18

February
febrero 18, 2022 10:30 pm - 11:45 pm

18 Febrero 2022

21:30

Anticipada 15€ + gastos / Taquilla 18€

Entradas online

Arde Bogotá se ha convertido en una de las bandas revelación del rock-pop nacional con letras de tinte generacional, bajo la tutela de la potente voz de su cantante, rasgada en la laringe pero que se clarea al ser proyectada, envueltas en guitarras con cierto toque de shoegaze y de distorsión, bajos coloridos, y ritmos contundentes, hablan del amor, la juventud, y el futuro.

El viaje comenzó con su todopoderoso “Antiaéreo”, Un primer single que es una canción de amor, y un ataque del Pokémon Geodude, que  les hizo pisar fuerte y entrar sin miramientos en el ojo del huracán y llamar la atención de la Industria musical nacional. El Tiempo y la Actitud ( Sony Music 2020) , EP de cinco temas, fue el inicio de su aventura, una colección de canciones, producidas en periodo de confinamiento, por el productor y guitarrista, Lalo GV, y un concepto, que se mueve desde la seducción a la rabia, pasando por la irreverencia y las declaraciones de amor.

Antonio, Dani, Jota y Pepe son Arde Bogotá, la banda de Cartagena que  simplemente se auto proclaman banda de rock, y son activistas del mal uso del término: «Parece que solo se es rock si eres Extremoduro y llevas tachuelas», vuelven a reivindicar  los claroscuros de su generación  y con la salida de su primer álbum, LA NOCHE,  nuevamente con la  producción de Lalo GV y  grabado en Estudios Neo Music Box, para meternos de lleno en la historia de una noche en la que todo puede pasar. Un álbum debut para el que ya hay cierta expectación, tras recibir varios reconocimientos, como la reciente nominación en los Premios Odeón 2021 como grupo revelación rock.

La Noche, (Sony Music 2021), primer álbum de Arde Bogotá, es un viaje nocturno en canciones identificadoras que  enganchan, empoderan, y emocionan a partes iguales, producido por Lalo GV, (joven productor que no se rige bajo parámetros del sonido al uso del panorama nacional), y grabado en Estudios Neo Music Box. No es fácil que un primer largo, con el que no han querido jugar al manido recurso de los «feat», priorizando  la primera persona de su propuesta y el concepto de las canciones,  refleje perfectamente el arrebatador directo de la banda, con el que navegan entre la chulería y la vulnerabilidad. Y es que uno no sabe si están marcando los parámetros de una revolución inconformista, o la emotividad del dolor de una generación descolocada.

Las guitaras afiladas de “Abajo” inspiran los preliminares de una  primera prometedora  parada en una ejemplar noche de farra, que  viene cargada de incertidumbres emocionales, y referencias a lugares propios y ajenos, evocando un clandestino after colombiano. Y no hay nada que perder, porque pase lo que pase, se prenderá fuego a la tarima con el ritmo funk de “Cariño” , una simple y directa canción de “mierda” para bailar, con un bajo dinámico en sus estrofas, y leads de guitarras sencillos y potentes que se repiten como un hook fácilmente recordable, y un cencerro que nos  enzarza en un combate en el que el amor, no exento de heridas, al fin saldrá victorioso, y así  sentirnos reivindicativos y poderosos para  afilar las “Tijeras” con ritmos metálicos e industriales, y  «redefinir lo de ser educados».  Nos arrastran a una  parada  “A lo oscuro”, tema  con una marcada y sobresaliente sección rítmica de funk rock que genera identificaciones a sentimientos universales, y ritmos atávicos adictivos.   

“El Beso” es el momento guerrero e irónico, en el que la noche te pide interactuar y buscar pareja, para llegar a  la sorprendente gama ecléctica de influencias que incluyen hip hop, soul, indie, e ingeniosa letra con referencias generacionales de “Dangerous”, porque hay evocaciones y momentos que se definen mejor en inglés, y aún más si hablamos del tema más explícitamente sexual de la banda.

Groove oscuro, con interesante línea rítmica que trasciende desde la desorientación hasta un final que, pese a todo, es una búsqueda de esperanza en “Millennial”, una tema de frustración, de cambios, de comerse el mundo y de autoconocimiento, que da paso a la incertidumbre de emociones y  vivencias personales de una canción de amor, “Tan alto como tus dudas”, generando así identificaciones de sentimientos. “El Dorado”, hace referencia al nombre del  aeropuerto de Bogotá, un cruce de caminos, de llegadas y salidas y de reflexiones de quienes son y hacia donde avanza una  generación que sigue «cruzando los dedos», el tema quizá más indie de la banda con sonidos ambientales y envolventes, con protagonismo de guitarras y distorsiones, que avanza hacia un amanecer de análisis e intenciones. La evocadora  melodía emocionante y la letra intimista de “Exoplaneta”, va más allá de una reivindicación de su patria chica, porque reinventar un mundo mejor y soñar con un futuro esperanzador, aunque sea fuera del planeta, no será nada comparado con tu propia y regular realidad, sin miedo al tiempo o a la oscuridad…. Una luz que abre todo un camino emocionante de interrogantes, no solo de una generación castigada, “olvidando los problemas del futuro y la ansiedad”, sino de la propia banda, Arde Bogotá.